sábado, 16 de enero de 2016

Escuchando a Almudena





Por las veredas...

Entre marañas de palabras, discursos grandielocuentes adornando juicios que no cree ni quien los pronuncia... navegaban nuestros deseos de un mundo mejor intentando agarrar todos esos argumentos con la ilusión de que pudiéramos en ellos encontrar algo de seguridad.

Pero esas palabras eran y son humo, las promesas una falacia, las declaraciones institucionales... simples proclamas de buenas intenciones.

Cuántas veces nos reuníamos, proponíamos mil planes que aunque apuntaban a bellos ideales discurrían por absurdas disquisiciones de forma sin contenido; los protagonismos, afanes de sobresalir o comandar, comodidades, intereses creados, formalidades y diplomacias... iban ahogando uno tras otro todos los intentos y mirándonos el ombligo olvidábamos mirar a quienes son de verdad Él... pues Él es en ellos, pero no fuimos capaces de pensar en ello, no pensamos.

Ellos son los que tantas veces nombramos en las iglesias, aquéllos por los que tantas plegarias elevamos a Padre Dios: los pobres, HERMANOS NUESTROS en la piel del encarcelado, inmigrante o refugiado, mujer víctima de trata o condenada a la prostitución, familia desahuciada o la que nunca tuvo un hogar, mendigas de pan o de dinero con su dignidad rayando la misma altura que sus pies desnudos, vidas rotas por la droga blanda o dura, legal o ilegal, agricultores de toda la vida abandonando campos... porque ni para pagar obtienen ya, pequeños comercios ahogados por la usura de las grandes superficies y la ignorancia de su clientela borreguil,...

Y echamos a andar saliendo de sendas que siempre apuntan al mismo destino porque de seguirlas acabaremos volviendo al punto de partida donde seguirán oyéndose los mismos lamentos, los mismos llantos,... se verán los mismos sufrimientos e idénticos dramas,... por eso vimos que necesitábamos andar nuevas rutas.

Y en estos campos desiertos donde todo está por inventar, todo por hacer, caímos, resbalamos, sufrimos daños,... y oímos las voces de los que prefirieron andar los caminos seguros que nos critican se burlan de nuestros intentos,... (porque no sabemos, no sabemos)... vamos allanando huecos, despejando pedregales,... regando esperanzas.

Y donde había zarcerales, donde los cardos acribillaban nuestros pies y oprimían a quien en ellos cayó... ahí se fue forjando humanidad, ahí compartimos luchas, dolor y gozos. Ahí abrimos camino y como aquel samaritano, fuimos levantando, sobrellevando, curando y acompañando.

Así hoy nos miramos a los ojos, así es como hoy nuestras miradas que se extendían en el entorno como faros en el mar ya no se pierden en el infinito ni huyen de su reflejo, ya no huyen, ya no se sonrojan... porque se encontraron y desde ese encuentro ya no se extienden sino que se buscan.

Ya poco importan los juicios, de nada las burlas de otros y sus censuras por meternos en espacios... sin caminos marcados, porque a Él le encontramos y con Él y en Él hicimos el verdadero Camino.

Santi Catalán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada